Posdata

No quiero sueños breves ni abrazos que no escapen en suspiros. No quiero palabras que no digan nada ni un silencio si no es para darme un beso. No quiero despedidas breves. Odio nuestras despedidas breves... Quiero un café eterno, abrazado a ti, un silencio de chimenea y un suspiro contenido que me haga estallar... Leer más →

Y espero

Mirar al cielo es como mirar  tus ojos negros. A veces centellean diminutas motas de luz cuando lo miro y se apagan cuando como cuando cierras los ojos al besar mis labios. Miro al cielo, imaginando que miro tus ojos negros. Y cierro los ojos, sonrío y espero.

Para que te sueñes en mis brazos

Me gusta observarte cuando te miras al espejo al salir de la ducha. Recorres tu cuerpo con una mirada fugaz que prende en tus ojos negros y te miras, casi como yo te miro, buscando en ese reflejo invisible del pasado todo lo que veo en ti y tú no percibes. Me gusta observarte cuando... Leer más →

Una luz por la ventana

Siento que tu luz se me escapa en la noche, cuando aprieta el frío, partiendo mis madrugadas en dos mitades distintas que se llevan consigo pequeños trocitos de ti y de mí en navidades pasadas. No me reconozco frente al espejo ni sé leer todas las palabras que tatuaste a besos en mi piel. Y... Leer más →

Música

Hoy el cielo cubre de negro cada palmo de abismo que se abre sobre mi cabeza. Como tus ojos, me atrapan, me enamoran, aunque tengo que confesarte que me enamoré, perdidamente, de tu voz antes de poder ver el brillo de tu mirada. Y llueve. El tintineo de la lluvia me lleva, acribillado a besos... Leer más →

Tu voz

Me desconcierta tu voz cuando, de improviso, se cuela en mi cabeza y me habla de ti y de mí, de los dos. Se me da muy mal fingir. Y es que siento que todo está de más cuando te echo de menos. Quiero comerte la boca, terminar cada ensueño en tus labios, desnudar tu... Leer más →

Si vieses cómo me sonríes…

Pienso que soy yo quien te arrastra conmigo a estos mundos de ensueño y de atracciones incontrolables. Pero me sonríes. Joder, si vieses cómo me sonríes... Y es ahí cuando entiendo que no soy yo quien te lleva sino que eres tú quien me atrapa y me arrastra a locuras impronunciables, a deshacernos todo hasta... Leer más →

Nunca se me ha dado bien echarte de menos

Caminar bajo la lluvia me trae una extraña sensación de nostalgia y ternura. Me es inevitable pensar en ti cuando las pequeñas gotitas golpean mi rostro y resbalan sobre mi piel como lo hacían tus besos. Hasta mi música suena distinta si la escucho pensando en ti. Nunca se me ha dado bien echarte de... Leer más →

Fresa y confeti

No sabría describir lo que siento cuando miro tus ojos negros y creo ver latir mi corazón en su interior. Es incontrolable el deseo de morder tus labios rojos de fresa y miel. No puedo contenerlo. Arrancaría a mordiscos cada trocito de tela que cubra tu piel si me provocas con ese delicioso semidesnudo. Y... Leer más →

Más allá

Me duermo en cualquier lugar soñando besar tus labios, pensando en que entrarás por cualquier ventana para desdibujarme todo y llevarme más allá de tus mundos inventados. Y apareces. Me sujetas por las mejillas y alzas mi cabeza con un beso de cerveza y chocolate. Tiras de mí. Saltamos al vacío. Gritas y rompes el... Leer más →

A los ojos

Hoy quería contarte todo lo que nunca quise contarte. Pero me miras a los ojos, mordiéndote un labio y disimulando un suspiro. Tan quieta, me dejas perderme en el abismo que me muestran tus ojos negros. Me follas con la mirada, me dejas sin aire y me destrozas con ese brillo sutil que escapa de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑