Cuando no tengo tu abrazo

No es común que necesite un abrazo.
Sin embargo, cuando lo necesito, no me vale un abrazo cualquiera.
Es como cuando te apetece comer algo y tienes muy claro si será dulce, salado o amargo.
También es como cuando quieres un beso y se te hace más lindo si sabe a fresa o a limón. Aunque, yo prefiero los besos con tu sabor a café o a cerveza. Son los mejores.

Así, cuando necesito un abrazo, no me vale un abrazo cualquiera.
Necesito tu abrazo.
Ese que me aprieta lo justo y me hace enredar mis dedos en tu pelo casi sin quererlo.
Ese abrazo que me haga sentir tu piel muy cerca de la mía.
Ese abrazo que me atrape en tu perfume.
Ese que culmina en tus besos.

Y cuando no tengo tu abrazo…
Cuando no tengo tu abrazo, me quedo con las ganas.
Porque no me vale un abrazo cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: