Los besos son cosa de dos

Me vuelven los besos perdidos
como punzadas en el pecho,
me aprietan
y me dejan sin aliento.

Los besos, siempre,
son cosa de dos.

Y no los cuento.
Nunca sabré decirte
si doy más besos que tú
o tú me das más a mí.
Solo sé que comienzan desde el principio,
desde tus labios y los míos
y terminan cuando llegan al corazón.

Ambos damos los mismos.
Porque si doy más, se perderían en el aire.
Y si doy menos, quizá se perdiesen los tuyos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: