Escalofrío

Hoy te imagino tumbada
sobre una cama que no es tuya
arropada con unas finas sábanas blancas
que se antojan de terciopelo
en el anonimato eterno
del desnudo
leyendo estas palabras que se atropellan en mi mente.

Hoy te imagino sintiendo un beso
que se enreda en tu pelo,
recordando un abrazo que se quedó en nada
y sintiendo
aún en tus labios
el sabor amargo de ese beso que compartimos
en aquel botellín de cerveza.

Te imagino más cerca de lo que crees.
Incluso podría sentirte entre mis brazos.

No volverán esos sueños
donde me hacías el amor
sobre camas de flores blancas y desordenadas
ni si quiera las duchas compartidas
ni esos besos cursis que me dabas
en esas fantasías deshilachadas
que se escapan entre tus suspiros.

Por eso quiero sentirte cerca,
entre mis brazos,
sobre mí
o escondiendo tu rostro en ese íntimo hueco
que forma mi cuello cuando me abrazas.

Un escalofrío eterno
que recorre mi espalda
cada vez que pienso en ti.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: