No hay beso

Contigo,
no hay beso que maquille un adiós
ni siquiera un hasta luego.

Me entran ganas de nada
si te vas
y disuelves ese escalofrío repentino
que me recorre
cuando tus manos
acarician las mías y se alejan
en ese leve roce infinito
que sabe a despedida.

Y con una sonrisa en tus labios
me prometes
una noche más,
un momento que dure más
de treinta y nueve besos,
la realidad de un sueño
que guardas solo para ti…

Y me desapareces
tras el telón aterciopelado
de la madrugada y tu silencio.

Porque no hay beso
tuyo
aunque me queme en los labios
que pueda maquillar un adiós
o un te veo luego.

Y ya lejos,
deshaciendo mis propios pasos,
me dejo llevar por el recuerdo
de nuestras ropas rasgadas
de los abrazos eternos sobre sábanas desordenadas,
del brillo desvirtuado de tu piel sobre la mía.
Y se me encoge el pecho al relamerme
y sentir tu sabor
como el dulce recuerdo que deja un caramelo
cuando ya ha desaparecido por completo en tu boca.

Y aunque no haya beso
que maquille un adiós,
me quedo con la ilusión de esos recuerdos
que me dejas
y que hacen que solo me salga quererte
cuando me siento
frente a una página en blanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: