Nunca se me ha dado bien echarte de menos

Caminar bajo la lluvia me trae una extraña sensación de nostalgia y ternura.

Me es inevitable pensar en ti
cuando las pequeñas gotitas golpean mi rostro
y resbalan sobre mi piel como lo hacían tus besos.
Hasta mi música suena distinta
si la escucho pensando en ti.

Nunca se me ha dado bien echarte de menos.

No puedo verme ahora pero
sería bonito mirarme desde fuera
para verme con la mirada perdida
silbando una canción o tarareando una letra que no conozco
mientras pienso en ti.

Me perturba la idea de no controlar por qué lo hago
o qué me lleva a ello. Pero pensarlo…
Si lo pienso, destruyo todo cuanto soy ahora mismo.

Nunca se me ha dado bien echarte de menos.

Sabes que disimulo muy mal las sonrisas cuando no te tengo y
que me falta el aire si estás lejos.

Si me dejo llevar
y silbo,
y tarareo
e improviso un estribillo nombrándote en estas letras…
Si lo hago, apareces tú
en mi cabeza, cantando la canción
desnuda entre mis manos
o callándome con un beso.

Y después,
me tiembla el corazón cuando susurras que me quieres,
cuando me llevas
de la mano
a este estado de sobrelocura infinita.

Es por eso
que nunca se me ha dado bien
echarte de menos.

Un comentario sobre “Nunca se me ha dado bien echarte de menos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: