Para que te sueñes en mis brazos

Me gusta observarte
cuando te miras
al espejo
al salir de la ducha.

Recorres tu cuerpo
con una mirada fugaz
que prende en tus ojos negros
y te miras,
casi como yo te miro,
buscando en ese reflejo invisible del pasado
todo lo que veo en ti
y tú no percibes.

Me gusta observarte cuando te giras
y pierdes la mirada en la penumbra
del pasillo frío.
Y te sigo,
lentamente,
pisando huellas cálidas
hacia tu cama.

Te tumbas
y te tapas.
Suspiras y te rindes al sueño
bajo sábanas azules.

Me gusta observarte
al borde de ese abismo
que separa tu mundo
de mis mundos infinitos.
Y me arrojo a tus brazos,
abandonado al delicioso perfume
de tu piel,
para que tú te sueñes en los míos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: