Los colores primero

Aprendí, gracias a ti,
a ver los colores esenciales de las cosas,
el color real de tus ojos oscuros,
el color de la gente
y hasta el color que sugiere
cada una de las canciones que me cantas.

Nunca supe decirte qué color eras para mí.

Diría que te mezclabas entre el rojo aterciopelado
de tus labios
y el azul de una noche al filo del mar.

Recorro recuerdos lejanos y busco
de nuevo
el color de tus besos,
de tus abrazos y de todos los suspiros
que interrumpieron los orgasmos.

Estallan en diminutas motitas plateadas
y azules
y caen para mojarnos en este abrazo
que no termina.

Aprendí, gracias a ti,
a ver los colores primero
y dejar para luego
todo lo demás.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: