Y que se pare el tiempo

Desaparecerán los miedos
y la vergüenza nos hará reír
como con cualquiera
de tus chistes malos.

Todo lo prohibido
se perderá en la noche
cuando nos quitemos la ropa.

Y que se pare el tiempo…

Que mis besos
sepan a tus besos,
que se confunda tu piel
y que no sepa que es tuya cuando roce la mía.

No hay nada que me apetezca más
que pasar un instante infinito
en tus brazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: