Reno

Captura de pantalla 2018-02-08 a las 21.17.32

Reno, un joven troll que acabó perdido una noche después de que el ejército del Rey asaltara las cuevas donde vivía, corría desesperado por el bosque.

Gotas de sudor recorrían su nuca, más que por el esfuerzo, por el calor que emanaba la luz del Sol tras las montañas.
Miró hacia atrás.
El amanecer no se haría de esperar aquel día.
Tropezó con unas rocas y cayó, ladera abajo.

Quedó expuesto, indefenso…
Los rayos de luz iban atravesando la maleza.

A lo lejos, parecía ver una casa de madera. Sus gritos habían alertado a su habitante, que quedó sorprendido al ver la triste imagen de aquel pequeño que luchaba por esconderse de un final seguro.

Aquel extraño corrió. Lo hizo como nunca antes lo había hecho. Abrazo al pequeño Reno y lo tapó con la poca ropa que llevaba encima.
Reno entendía que no podía hacer nada, pero se sintió feliz al ver que no todos los humanos eran sucias alimañas.

—Escribe mi historia.—susurró Reno, y apartó al humano de su lado.

El Sol quemó la piel de Reno, que hizo ennegrecer las ramas que lo atrapaban, mientras se convertía en piedra.
Lo último que salió de su corazón, su corazón de troll, fue un llanto que acabó petrificado en unos ojos cristalinos.

Publicado por

AJRP

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s