Distorsión

Vuelvo a llegar tarde.
Y aún así tú siempre me esperas.
Sentada en esa barra improvisada frente al gran ventanal que da a la calle.
El pelo te cae a ambos lados, tapando tu rostro.
Me acerco por detrás susurrando un buenos días,
besando tu mejilla
con la dulzura contenida de quien aún se cree en sueños
y pierdo mi mirada en ese pequeño libro que sostienes.

Ya posa el recuerdo de tus labios
sobre la taza blanca de café y pienso:
¿si hubiese llegado un instante antes
habrían posado tus labios ese primer beso en los míos?

Sonrío.
Te abrazo
y acomodas tu cabeza en mi pecho.

Nos perdemos. Tú y yo nos perdemos
en el espejismo irreal
de todos las luces, edificios y gentes distorsionadas
por las pequeñas gotitas de agua que cubren el cristal.

 

Publicado por

AJRP

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s