16:53

Cae una lluvia ligera
que levanta y arrastra
la arenisca oscura que cubre las calles.

Tras esa ventana,
sin ventana ni cristal,
sus delicados ojos negros miran
los lejanos destellos de una tormenta
que ya ha pasado.

Diminutas gotas
que estallan
en mil centellas saltan
hacia arriba
empapando su nariz.

Un suspiro
acompaña a ese continuo echar de menos
que intenta alcanzar a ese amor que se le escapa.

Pero sonríe.
El pequeño sonríe
y aguanta la respiración
desde el destello hasta el estruendo
mientras fija su mirada en las nubes grises
que huyen tras las montañas.

Autor: AJRP

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s