La música del bosque

Hoy quiero compartir contigo un recuerdo en el que vives:

Aquel día cuando nos despertamos, un sinfín de nubes grises ocultaban el cielo.
Sin embargo, eso no evitó que decidiésemos pasear por aquellos caminos que nos harían atravesar el bosque.

No sabría decirte cuántas veces había imaginado aquel día desde que decidimos alojarnos en aquel hotel en mitad de la montaña y lo bonito que era en mi cabeza cada vez que lo pensaba. Pero esa mañana, cuando vi que las nubes ocultaban cualquier atisbo del brillo del sol, sentí una decepción enorme que hizo que mi perspectiva se nublase casi más que el cielo.

¿Cómo es posible que un detalle tan efímero como es la luz, que viene y va a su antojo, pueda cambiar tanto mi percepción de las cosas?

Como siempre, sonreíste.

¿A quién le ha hecho daño un poco de agua?

Comenzamos el camino con un silencio justo al pie de esa señal que indicaba el origen, el destino y la distancia que los separaba. Una flecha de madera oscura con letras en rojo viejo que apuntaban al abrazo de los árboles.

Tú empezaste a correr incitándome a que te siguiera.

Con tus pasos, diminutas hojas secas parecían apartarse de tu camino. Otras, en cambio, preferían permanecer donde estaban para guardar el eco eterno de tus huellas.

Más lejos, un arroyo atravesaba el bosque.

El agua jugueteaba entre las rocas, acariciando sus superficies, curvándolas más si cabe. El delicado rumor del agua al correr bajo nuestros pies cuando cruzamos aquel puente de madera antigua y hierro oxidado, el canto de los pájaros, el olor a libertad, el silencio de lo desconocido y la lluvia que no lograba atravesar las copas de los árboles… Todo eso componía una música única que ponía banda sonora a cada uno de nuestros pasos.

Y aunque no exista foto de ese día, es tan fuerte este recuerdo que creo sentir los colores del viento, el aroma del bosque que deja que el agua escape para no volver y el sabor de tu risa al compás de la mía.

Autor: AJRP

Escritor de silencios. Formado en el oscuro mundo de las matemáticas. Loco de atar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s