Tus huellas

El suelo, húmedo,
mostraba un lienzo
bajo tus pies.

Te alejabas.

Dejabas
unas huellas tristes
que lloraban
y susurraban tu nombre.

Acaricié esas huellas,
sabiendo que,
como ellas,
no volvería
a acariciar tu piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s