A los ojos

Hoy quería contarte todo lo que nunca quise contarte. Pero me miras a los ojos, mordiéndote un labio y disimulando un suspiro. Tan quieta, me dejas perderme en el abismo que me muestran tus ojos negros. Me follas con la mirada, me dejas sin aire y me destrozas con ese brillo sutil que escapa de... Leer más →

Primeras hojas de otoño

Veo caer las primeras hojas del otoño a través del sutil vaho que cubre las ventanas de tu dormitorio. Tú aún duermes. Todavía siento en mi espalda cómo se clavaban tus dedos mientras ahogabas tus gemidos en mi cuello. Como si intentaras liberar unas alas que ocultamos hace años. Las hojas caen fuera entre el ruido monótono... Leer más →

Un puñado de besos

Frente a tu espejo te giras y me abrazas por el cuello. Mis ojos recorren tu espalda  desnuda y caen, con mis caricias, al lugar donde tu piel la cubren unos vaqueros. Los desabrocho despacio, mientras me comes la boca. Con los ojos cerrados musitas un silencio y ahogas un gemido  cuando mis manos se pierden... Leer más →

No hay beso

Contigo, no hay beso que maquille un adiós ni siquiera un hasta luego. Me entran ganas de nada si te vas y disuelves ese escalofrío repentino que me recorre cuando tus manos acarician las mías y se alejan en ese leve roce infinito que sabe a despedida. Y con una sonrisa en tus labios me... Leer más →

Escalofrío

Hoy te imagino tumbada sobre una cama que no es tuya arropada con unas finas sábanas blancas que se antojan de terciopelo en el anonimato eterno del desnudo leyendo estas palabras que se atropellan en mi mente. Hoy te imagino sintiendo un beso que se enreda en tu pelo, recordando un abrazo que se quedó en... Leer más →

Café y chocolate

Me estremecen tus parpadeos lentos, el diminuto hueco que dejas entre tus labios cuando posas la mirada en los míos y el dulce perfume de tu pelo sobre mi piel. Abrazarte, así tumbados, sobre la cama es como abrazar mil flores. Y besarte, lento, se me hace tierno como esa onza de chocolate que siempre... Leer más →

Caricia inversa

Cuando mis dedos recorren tu espalda me estremece un calambre descontrolado que me deja sin aliento. Bendita caricia inversa que me eriza la piel. Aún con el sueño cerrando tus ojos te giras y me abrazas. Me susurras y no te entiendo pero es tan bonito escuchar tu voz en esas frecuencias inaudibles... Me besas... Leer más →

Nuestra historia en blanco

Bendita locura la tuya, tan dulce y tibia que me atrapa y me lleva más allá. Me abrazas y me acercas para que sienta el calor de tu piel. Y cuanto más alto me llevas, más frío es el viento que nos embiste. Nos tambalea. Y cuando ya llegamos a ese punto en el que... Leer más →

Un juego sin fin

Me pediste que jugase contigo mientras te quitabas la ropa. Mi locura, atada sobre tu cama, vibraba con el deseo incontenible de tomarte sobre esas sábanas blancas. Y te acercaste. Siento que me estalla el pecho cuando recuerdo el perfume de tu ropa interior sobre mi rostro durante ese preciso (también precioso) instante en el... Leer más →

Los dragones existen

Tu pelo caía sobre tu hombro izquierdo dejando a la vista una sutil constelación de lunares sobre tu piel desnuda. Sentada sobre una gran roca en mitad de la pradera leías un libro viejo, de hojas desgastadas y portada quebradiza que parecía sonreír en tus manos. Tarareabas una canción que se mecía al ritmo de las... Leer más →

Sueño de chimenea

Me vi sentado frente a una gran chimenea de ladrillo viejo. El crepitar de las llamas hacía estallar diminutas centellas sobre la madera quemada. El color que emanaba era cálido y agradable. No sabría describir la tranquilidad que podía respirar en aquel momento, desnudo, frente a aquellas llamas que hacían el intento de alcanzar mi... Leer más →

Cara de beso

No te veo y ya siento ese calor en tu mirada. Quiero que vuelvas a mirarme de reojo con el deseo contenido y un beso asomándose a tus labios. Y quiero desnudar mi boca sobre tu cuerpo, verme en lo más profundo de tus ojos negros y sentir tu piel estallando al tocar la mía.... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑