20:07

Hoy te he visto paseando conmigo
sobre cada uno de los caminos
que recorrí sin ti
en algún momento de mi vida.

Hoy
te he visto sin verte
pero te he visto.

Por mi ventana
la Luna,
enorme,
iluminaba ese camino
que hago casi a diario
y pintó en el cielo la luz
de cualquier copa de vino blanco
cuando se posa en tus labios.

Y te vi, sin verte,
porque no estabas
pero te vi.

Y pasan mis mañanas,
casi todos mis atardeceres
y cada una de mis noches:
viendo tu silueta donde no estás
pero sintiéndote tan cerca…

19:49

Tú no lo sabes,
pero no soportaba más aquel silencio
que se posaba en tus labios.

Echo de menos aquel destello en tu ojos
y esa forma que toma tu aliento
con tus palabras.

Quiero que derrumbes el cielo
de nuevo, sobre mí,
con esos susurros que me hacen temblar por dentro.

21:40

Hoy, el mar agitado
se alzaba alto
como si buscase esa luna
que hoy se muestra invisible.

Y no descansa.
Sube en cada ola,
crepita.

Fuego de espuma iluso
cuyo beso al viento
me invita a cerrar los ojos
para imaginar que siento
cualquier beso tuyo.

19:06

Traté de escribir el tiempo
que hace verdad
cada una de las cosas que nos unen.

Traté de escribirlo
pero se me escapaba
rápido
siguiendo ese flujo invisible
que deja atrás todo cuanto no fue
y todo cuanto pudo pasar.

Y avanza, te busca,
te trae conmigo y me encuentra
escribiendo
sobre un tiempo que no es tiempo
pero que se para igual
cuando sonríes.

20:57

Este país de las maravillas no me lo ha descubierto
un conejo blanco que corre, nervioso,
pensando que llega tarde a una cita inexistente.

Este país de las maravillas no tiene una liebre de marzo
que se esconde, simulando una locura transitoria
donde solo un loco se atreve a parar el tiempo.
Tampoco existe un sombrero que, sintiéndose muy por encima del cielo,
ponga algo de cordura
a todas estas fantasías intangibles de nuestro país de las maravillas.

No existe una reina de corazones
que quiera cortarnos la cabeza.
Bastante tenemos con perderla por nosotros mismos.
No existe una oruga que fume en pipa
aunque a veces, el humo se vea denso
simulando la niebla,
más allá de ese desfiladero al otro lado del infinito.

En este país de las maravillas
llueve a veces,
y huele a incienso.
Hace frío cuando se pone el sol y justo antes de amanecer
para que no exista noche en la que mi piel no busque la tuya.

Hace unos días nevó
en nuestro país de las maravillas.

Y siempre, siempre,
la luna nos sonríe antes de desaparecer.

Este país de las maravillas no es ese país de las maravillas
en el que todos piensan.

Este país de las maravillas
nuestro país de las maravillas
es maravilloso
solo porque estás en él.

09:43

El mar está en calma
y su voz se escucha tranquila
pausada
al igual que tu voz en la mañana
o después de perdernos entre tus sábanas.

Hoy el mar me susurra tu nombre
y calla.

¿Alguna vez has escuchado el silencio del mar?

Es como si se escondiera
en lo más profundo de una caracola
y guardase toda su voz para estallar
en un rumor que imite la tuya.