A la Hora del Tigre

Se me encoge el pecho cuando sé que piensas en mí. El poco aire que me queda se me escapa en ese te quiero que no pronuncio pero que ambos sabemos que es correspondido. Me llevas y me atrapas en esas bonitas fantasías que me tienen el corazón patas arriba. Me pides, sin decirlo, que te... Leer más →

Me encanta(s)

Me encanta cada una de las palabras que me haces escribirte, sabiendo que son tuyas. Me encanta tu sonrisa traviesa, las risas que reprimes y que estallan en tus mejillas cursis. Me encanta cuando me llamas loco por las ideas que montas en tu cabeza tras leer cualquier frase inocente. Me encanta pensar que tú... Leer más →

Con voz arrepentida

Hoy me arrepiento de no haberlo dicho todo antes. Me arrepiento de las noches perdidas en las que no hablábamos por vergüenza, de los viajes fugaces en coche que hacíamos cogidos de la mano. Me arrepiento del tiempo perdido mirando a las estrellas cuando debería haber mirado tus ojos, de no darte los besos que... Leer más →

En estas fotos

Me detengo a contemplar las fotos que tenemos juntos. Pierdo el tiempo, embobado, frente a esa sonrisa desprevenida que capturé sin que te dieras cuenta. Lo más cerca que estuve de detener el tiempo para que cada instante fuese solo de nosotros dos, lo puedes ver en estas fotos.

La Música del Recuerdo

Todo empezó como una conversación interna de mí conmigo mismo. Cuando intento nombrar un concepto demasiado abstracto para el que no existe (o no encuentro nombre) me embarco en un sin fin de ideas sin sentido que me suelen conducir a lo que estoy buscando. La Música del Recuerdo fue el nombre que me vino... Leer más →

Mientras duermes

Quiero sentirte entre mis brazos, con el sueño colgando de tus párpados. Quiero que te dejes acariciar, desnuda, para sentir cómo se eriza tu piel con cada roce. Y así, cuando duermas, escribir tu nombre junto al mío bajo tu ombligo. Y leerte tus sueños, mientras los anoto en cualquier folio vacío para que no... Leer más →

Sábanas desordenadas

Ella cantaba desnuda, mientras se paseaba por el dormitorio. Él la contemplaba, sentado en la cama, perdido en su cuerpo. Sus miradas se cruzaron, un instante, y prendió en llamas el deseo. La agarró de los brazos, rompiendo la canción sobre el edredón. Sus labios componían notas de placer al besar su cuello y al... Leer más →

Espacios reducidos

Aún siento los latidos de tu corazón sobre mi pecho el delicado tacto de tu piel al rozar la mía el eco de tus gemidos, al compás de los míos, en el silencio de la noche la pasión que queda impregnada en estas sábanas húmedas. Estos espacios reducidos, si son contigo, son los únicos que... Leer más →

Infinito más uno

Todo lo que somos está determinado por nuestro pasado, por el presente que nos acompaña y por ese futuro incierto que vamos creando día a día. Pero es ese pasado el que se pasea por nuestra mente, el que nos indica qué hacer o por qué hacerlo. Ese pasado se escucha como una canción repetitiva... Leer más →

Noches de Madrid por los tejados

Madrid es una ciudad que se transforma por la noche. Miles de coches que se quedan sin vida para dar paso al silencio de esa gente que pasea, que disfruta de un cielo estrellado que apenas pueden ver, de una luna que no sabe si mostrarse llena o en su forma menguante. Por la noche,... Leer más →

Pintar de negro

Hay días en los que la luz me ofrece unos colores que deseo pintar en negro. A veces, pienso que es el cansancio lo que me hace ver una monotonía de grises, que desearía pintar de negro. Otras no puedo evitar querer pintar de negro los recuerdos que me evocan las malas noticias... El cielo... Leer más →

Un día complicado

El sol subía en el horizonte cuando Pandora me señaló una gran columna de humo a lo lejos. Esta vez, ella se había percatado antes que yo y eso le hizo dibujar una sonrisa traviesa en su rostro. Al pie de aquel gran edificio, todo parecía insignificante. Los papeles flotaban en el aire caliente, envueltos... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑