El tío Marcial

Era una tarde tranquila. El sol se estaba poniendo tras unas densas nubes que cubrían la montaña más lejana, y que se podía ver... El tío Marcial se encontraba paseando por su jardín. Los años le hacía dar pasos lentos, aunque firmes. Su cabeza cana y gacha guardaba un montón de recuerdos, que pude percibir... Leer más →

Por qué estudié Matemáticas

No sé si decir que fue una de las decisiones más difíciles de mi vida. No, creo que no lo diré. Al fin y al cabo fue una decisión que tomé dejándome llevar un poco por razonamientos superficiales, sin profundizar mucho en si era algo que realmente quería o si era algo que en un... Leer más →

Por qué te llamo maestro

Cuantas veces habré llamado maestro o maestra a una persona que me ha corregido diciendo eso de "yo no soy maestro (maestra) soy profesor (profesora)". A veces, no sé tú, me sentía dolido cuando llamaba maestro a una de esas grandes personas que me han formado a lo largo de mi vida como estudiante y... Leer más →

La triste nostalgia del escritor

Hace ya más de tres años que asistí a la presentación de la novela Malemort, el Impotente en la librería 1616 Books de Salobreña. Recuerdo que día antes vi ese libro en el gran escaparate mientras esperaba con Nala. Esa tarde, hablando con Antonio (el librero) me sugirió asistir a la presentación de aquella novela.... Leer más →

Canciones y otros vasos de whisky

En abril de 2008 conocí a José Manuel Lucía Megías. Bueno, digamos que a partir de ese momento esa persona existió para mí. Pero no recuerdo aquel día por haberle conocido, ni por el libro que ahora sostengo en mis manos. Aquel día tuve la suerte de compartir una velada de poesía junto a varias... Leer más →

Tu tiempo no acaba

No era la primera vez que visitaba aquel pueblo de casas viejas, de paredes blancas y muros anchos. Macetas en tiestos de barro adornaban sus balcones y ventanas. El moho y el óxido lloraban por las fachadas. Las calles empedradas, resbaladizas y estrechas. Todas ellas marcaban una ligera pendiente hacia arriba. Solo una calle te... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑