libros, poesía, poetry

Música

Hoy el cielo cubre de negro
cada palmo de abismo 
que se abre sobre mi cabeza.

Como tus ojos, 
me atrapa, me enamora…

Tengo que confesarte
que me enamoré,
perdidamente,
de tu voz
antes de poder ver el brillo de tu mirada.

Y llueve.

El tintineo de la lluvia me lleva,
acribillado a besos diminutos en la piel,
a recordar la música que escapa de tus labios
cuando susurras ven
a un beso de distancia de mi cuello.

Me distraes
y me llevas a casa con el desconcierto
de no saber cómo he llegado.

¿Sabes? 
Creo que nunca supe decirte
te quiero
por miedo a que tú sintieses lo mismo.

Por eso,
me dejo llevar por la melodía que esconden
estas tímidas palabras
y tarareo una canción que no conozco
y susurro tu nombre
y me enciendo 
con el recuerdo de tu calor intangible,
para quedarme con el sabor a noches en vela
que me dejaban tus besos.

Me faltaban las palabras, y me faltan,
en este constante silencio que enmascara
la dulce música de tu recuerdo.

libros, poesía, poetry, prosa poética, relato, Sin categoría

La voz del mar

No sabría decir cuánto tiempo llevo embarcado en este viaje sin fin que me lleva a visitar ciudades por todo el mundo.

Los días pasan de forma distinta cuando se vive sobre el mar.
Los colores, también parecen transformarse y tomar cierto matiz azulado y gris.

La lluvia es muy distinta, también. Cada gota forma un cráter efímero sobre el agua y emite un sonido tan sutil que parece ensordecer a todo cuanto nos rodea.

El olor a lluvia. Eso es lo único que echo de menos en el mar. Por lo demás, no lo cambiaría por nada.

No sabría decir cuánto tiempo hace que salgo cada noche a cubierta para buscar consuelo en la delicada voz del mar.
Es su voz tan distinta…
Cuando escuchas al mar desde tierra parece que te grita, como si no quisiera que te acercaras. En cambio, cuando estás dentro… Cuando pasas tiempo viviendo sobre el mar, su voz se vuelve más calmada. Más efímera y casi imperceptible.
Susurra e hipnotiza.

La voz del mar.

Y en la noche, el leve brillo de la luna sobre las olas y el destello de las estrellas sobre esta superficie cuasicristalina te atrapa y te invita a saltar.

libros, poesía, prosa poética

Una habitación con una vista

El eco de tus pasos recorre la habitación
sobre este suelo de madera que hace crujir el frío.

Pierdo la vista a través de la única ventana
que ilumina torpemente mis cuatro paredes blancas.

La imagen inmóvil de una puerta cerrada
de metal oxidado y pintura descamada
es lo único que contrasta en esa pared de ladrillo viejo.

Intuyo un jardín salvaje al otro lado
o quizá desierto
tierra seca
o asfalto quebradizo.

¿Llegará la primavera
a todo lo que llena el olvido?